https://elrincondelmusico.com/wp-content/uploads/2019/04/waka_sgae.jpg
SHARE

Compartimos artículo desde la página web de El Confidencial.

“Esto es como ‘Juego de Tronos’”, afirmó Pilar Jurado a los pocos días de ocupar la presidencia de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) el pasado marzo. Y no iba desencaminada. En el bello Palacio Longoria de Madrid –sede de esta entidad- hay diferentes casas, muchos intereses cruzados y todo tipo de intenciones. La última noticia: una auditoría externa encargada en marzo de 2018 durante la presidencia de José Miguel Fernández Sastrón para analizar la situación contractual de las obras musicales (tanto españolas como de catálogo extranjeros) de Pequeño Derecho (los músicos) y Audiovisuales que hayan tenido explotación desde 1987 y recaudado por derechos de reparto entre 2011 y 2015, ha arrojado un resultado demoledor (para los intereses, esta vez, de las discográficas multinacionales)

Según ha podido saber ‘El Confidencial’, el 57,4% de las 468 obras analizadas (escogidas de forma aleatoria), es decir, 268, están incompletas: cuando se analiza la hoja de liquidación de la SGAE, no hay una correspondencia entre lo que dice el contrato y lo que la SGAE da a los titulares de los derechos (autor y editor), o ni siquiera llega a haber contrato. Esto último sucede con 127 obras (el 27,13%) y “sin embargo, en el 80% de las hojas de liquidación de la SGAE aparecen las multinacionales (Universal, Sony, Warner/Chappell, BMG, PeerMusic) como editoras o subeditoras y, por tanto, destinatarias de los derechos cobrados”, se señala en la auditoría. Esto ocurre con canciones como ‘Baila Morena’, ‘Camisa Negra’, ‘Será que no me amas’, ‘Clavado en un bar’ o ‘Valió la pena’, entre otras muchas.

Con las 141 obras restantes lo que sucede es que no se puede verificar que las liquidaciones realizadas se correspondan con los contratos suscritos por falta de contratos de coedición, o subedición, incluso habiéndose identificado discordancias entre los porcentajes que se están liquidando. También aparecen modificaciones manuscritas. Incluso se han identificado liquidaciones que contienen reparto por reproducción de medios online sin estar acreditada documentalmente. Entre estas canciones se encuentran ‘Caminando por la vida’, ‘Depende’, ‘Waka Waka’ ‘Aserejé, editadas también por las grandes discográficas. En definitiva, lo que parece es que las liquidaciones no parecen del todo bien hechas.

CONTINUA LEYENDO

SHARE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *