https://elrincondelmusico.com/wp-content/uploads/2020/01/vende_artistas.jpg
SHARE

Compartimos desde elDiario.es

Algunas empresas de management ofrecen a sus cabezas de cartel a cambio de que los festivales contraten a bandas más pequeñas de su catálogo

Sindicatos de música advierten de los riesgos del secretismo y de los monopolios que benefician siempre a las mismas bandas y ponen coto a los artistas emergentes

«En España no pasa de forma tan descarada. Si la banda grande se entera de que rebajas su caché para meter a otros, se puede ir con otro», explican desde el sector

Cada año, el mismo enigma. Los festivales de verano emplean la técnica del goteo hasta desvelar lo que realmente induce a la compra de la entrada: sus cabezas de cartel. Unos ostentan el puesto de forma vitalicia, seduciendo a tantos eventos como les sea posible, y otros lo hacen a golpe de talonario. Pero a dichas estrategias algo perezosas y económicamente rentables se les suma otra más opaca que llamaremos la del clientelismo.

Esta última salió a la luz hace unos días gracias a la labor de fontanería de la página musical Rostr, que descubrió qué agencias de management se encuentran detrás de cada uno de los artistas del Coachella, posiblemente el festival más mediático del planeta. Lo que infirió el mapa es que las cinco empresas más importantes de Estados Unidos en el manejo de artistas internacionales copan el cartel hasta límites insospechados.

Beyoncé, cabeza de cartel en el Coachella 2018

Por ejemplo, el manager de una gran banda internacional puede poner como condición para su actuación que formen parte del cartel promocional otros grupos menores dentro de su catálogo. Ese es el caso de WME, líder absoluta del line-up californiano junto a Paradigm, donde los ases Rage Against the Machine y Frank Ocean aparecen sobre otros nombres desconocidos pero gestionados por la misma empresa.

Lo que lleva a preguntarse: ¿Hasta dónde llega la libertad del promotor? ¿En qué Juego de Tronos se ha convertido la industria de la música de EEUU? ¿Es aplicable a otros países más allá del continente americano?

CONTINUA LEYENDO

SHARE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *